Financiamiento para los ODSs: Rompiendo los cuellos de botella de las inversiones desde la política al impacto

El 11 de junio de 2018 se realizó en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York un evento titulado “Financiamiento para los Objetivos de Desarrollo Sostenible: Rompiendo los cuellos de botella de las inversiones desde la política al impacto”, convenido por el Presidente de la Asamblea General de la ONU, Miroslav Lajcak, y con la presencia de la Vicesecretaria General de las Naciones Unidas, Amina Mohammed.

El Presidente de la Asamblea General destacó que el sector privado debe cumplir todavía un rol mucho más importante para la movilización de recursos en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El dinero está ahí, pero se requiere generar mayor interés y planes corporativos y acciones concretas.

La Vicesecretaria General de las Naciones Unidas, Amina Mohammed, destacó la importancia de eliminar la corrupción y devolver la confianza en los sistemas financieros, al tiempo de diseñar proyectos que sean atractivos para inversiones sustentables del sector privado.

Se proyectó también un video-mensaje de Bill Gates, en el que destacó que las inversiones privadas no son un sustituto sino un complemento de las finanzas públicas, y que se debe involucrar cada vez más al sector privado, compartiendo riesgos y beneficios.

Los bancos multilaterales tienen una capacidad importante para movilizar los recursos necesarios para el desarrollo sostenible. Se deben fomentar inversiones en cuestiones de ciencia, tecnología e innovación, incluyendo en inteligencia artificial para el bien común. Normas internacionales y mallas curriculares que incluyan cuestiones sobre financiamiento sustentable forman ciudadanos mejor informados y responsables para conseguir inclusividad y bienestar.

Comparto la publicación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) “Olas de Cambio: Alineación del sistema financiero al desarrollo sostenible”, el cual da cuenta que la sostenibilidad está empezando a formar parte de la práctica rutinaria de las entidades financieras y los organismos de regulación, generando compromisos de acción para la tan urgente reasignación de capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *